Bondad y amor… Victoriana de Ávila

Por Nelsis Acosta Acosta

Vivienda de la familia, hoy "La Casa Azul" y en reparación

Un día hurgando en la historia de los parques holguineros, me enteré que al que conocemos hoy como Parque José Martí, un día fue llamado por todos Parque Victoriana de Ávila, le caí atrás a la historia y resumí en unas pocas cuartillas, en apretada síntesis, la historia de esta ilustre mujer que su bondad ha trascendido hasta esta época y su obra se recoge en la historia y con el paso del tiempo se convirtió en /La benefactora de Holguín y Gibara./
No existe ningún retrato que permitiera conocer su físico, debido a que en su época en la ciudad de Holguín, ni en la Villa Blanca, vivió un pintor, y el primer fotógrafo que llegó a estos lugares fue en 1860, cuando ya ella era muy anciana., pero…
Nació en la ciudad de Holguín, el 22 de marzo de 1774, descendiente de una muy poderosa familia, hija del Regidor y Alcalde Mayor Don Diego Ramón de Ávila y Norata y de Doña Catalina González de Rivera y la Cruz, fue bautizada en la Iglesia Parroquial .
A la edad de 24 se casó con el canario José Romero de Medina , de esta unión no hubo descendientes, existía buena comprensión en el matrimonio y José complacía a doña Victoriana en cuanta cosa ella le pedía.

Una de sus obras más significativa, antguo hospital para pobres; hoy hogar de ancianos

José Romero fue uno de los fundadores de Gibara y poseedor allí de una gran fortuna, por lo que los jóvenes recién casados van a vivir allí, en la ciudad de Holguín el matrimonio poseía una casa situada en la calle San Isidoro, frente a la Plaza Real. Y en dicha casa una tienda de mercería, esta vivienda es la actual Casa Azul, en el Parque Calixto García Iñiguez.
En 1846 muere Romero y declarado en testamento deja todos sus bienes a Doña Victoriana.
A Victoriana ayudar a la Iglesia era algo que le venía de herencia de sus antepasados. Su bisabuelo Don Juan González de Rivera construyó la primera ermita que hubo en la comarca, en 1692. Esta ermita fue trasladada de lugar por su bisabuela paterna Maria de las Nieves Leyte Rodríguez. Y fue su abuelo, Diego de Ávila y de la Torre quien ornamentó la primitiva Catedral San Isidoro de Holguín.
Los bienes del matrimonio, ahora propiedad de la viuda, le permitieron comprar distintas prendas para donarlas a favor de construcciones que servirían a la caridad pública.
Victoriana costeó la edificación de la Iglesia San Fulgencio en Gibara, y se encargó de su ornamentación, dotó de alhajas sus altares, regaló un criado para el cuidado y aseo del templo y costeaba los gastos de la luz.
El primer hospital conocido en la ciudad de Holguín, conocido como Hospital de la Caridad fue construido con su dinero para ello donó un Palio bordado en oro con un valor de dos mil novecientos pesos y treinta y cuatro centavos y un Guión con un valor de cinco mil pesos con diecisiete centavos. Estos objetos fueron rifados en billetes y su resultado líquido fue utilizado en ese centro beneficiario.
Regaló además el terreno que fue destinado para la construcción de dicho hospital. En la actualidad se conserva parte de la edificación original destacándose la fachada y laterales. Radica allí en la actualidad un hogar de ancianos. El 19 de mayo de 1849 quedó concluido y abrió sus puertas al público con un total de 12 camas disponibles.

Todo el que circule por el centro de Gibara admira su obra sin conocer la historia

Doña Victoriana vivió en condiciones económicas desahogadas, rodeada del cariño de su familia, amistades y vecinos, administró sabiamente la fortuna dejada por su su marido, vivió hasta muy avanzada edad, falleció el 13 de enero de 1864, a los 90 años de edad y dejó sus riquezas a sus hermanas Juana y Leona, quienes nunca se habían casado. En su testamento final dispuso que, de su capital, se destinaran dos mil escudos a favor de tres festividades religiosas: San Fulgencio, la Virgen de la Caridad y la Virgen de las Mercedes.
La plazoleta que daba entrada al hospital civil San Juan de Dios fue denominada por los holguineros parque Victoriana de Ávila, en recuerdo a sus desvelos por esta obra y el cariño hacia la población más humilde, por su preocupación por el desarrollo, la salubridad y el bienestar de los pobladores, y por su generosidad. Posteriormente fue convertido en el Asilo “Sagrado Corazon”. En este parque fue erigido el Busto a Jose Marti, el Apostol de la independencia cubana y a partir de entonces todos le llaman el Parque “Jose Marti”.
Sus restos fueron sepultados en el cementerio de Gibara, junto a los de su esposo.
Cabría preguntarnos, porqué se le cambió el nombre a este parque, por qué no rendir homenaje a esta ilustre mujer con algo tan representativo en Holguín como un parque, quizás porque no existió una imagen de ella, quizás…

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Bondad y amor… Victoriana de Ávila

  1. Lillemey Arianna García Reyes dijo:

    Muy linda nuestra historia, me gusta muchisimo leer y, es ese tema hacia el que más me inclino por su veracidad, belleza e importancia. Ojalá pudiéramos contar en nuestro municipio (Rafael Freyre) con la conservación de los lugares históricos y hacer con mucho orgullo este tipo de publicaciones.
    Por ejemplo el parque de la loma, a la que aún se le llama “La Loma del Partido”, construcción esta que debieron conservar de madera como siempre fue. Este parque es el lugar más bello de nuestro poblado, si le dieran el valor que merece, lo reanimarían, cuidaran y protegieran; estoy segura que sería el punto más lindo del municipio y uno de los lugares más acogerdores en la provincia por todo el mundo.
    Puse este ejemplo por solo citar uno de ellos, pero a los freyrenses nos gustaría que se le diera importancia a nuestra historia que es bastante bonita e interesante y contamos con lugares muy lindos, pero… no contamos con lo principal…

  2. maydalin dijo:

    Roger esta muy interesante tu publicacio’n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *