El Cambio Climático entre nosotros

Charco de Mingo; cuando tuve esa edad y estatura era imposible pararse ahí y solo los mejores nadadores llegabamos al fondo

Charco de Mingo; cuando tuve esa edad y estatura era imposible pararse ahí y solo los mejores nadadores llegabamos al fondo

Tras el paso del huracán Sandy en octubre del año pasado, una amiga chilena me llamaba la atención y reflexionaba “¿porqué si son tan frecuentes los ciclones, no podan esos árboles y hacen viviendas más fuertes?” Por mucho que le quise explicar, la mujer no entendió algunas razones que en el presente trabajo intentaré exponer e ilustrar.

 

Para hablar del tema, lo primero que vale reflexionar, es sobre la posible realidad de un cambio climático; pero visto desde la parte que nos toca más de cerca: nuestros hogares. Reflexiono desde un lugar tan íntimo, porque es el espacio privado donde mejor se refleja cualquier cambio en nuestras vidas y entorno. Como concepto, Cambio Climático ha existido siempre desde que el clima en la tierra existe; lo diferente en estos momentos, es la rapidez con que está ocurriendo, que no permite a las diferentes formas de vida adaptarse al cambio tan brusco.

"Invierno" 2012 - 2013, la única disinución de temperatura notada ocurrió hacia el 13 de febrero y nadie utilizó abrigos ni frazadas

“Invierno” 2012 – 2013, la única disminución de temperatura notada ocurrió hacia el 13 de febrero y nadie utilizó abrigos ni frazadas

Si existe una referencia válida para cualquier análisis de un fenómeno, esa referencia es la experiencia vivida, donde a través de los años hemos acumulado un nivel de conocimientos que nos permite comparar y reflexionar sobre un tema. Bajo este principio haré una reseña de algunos elementos alrededor de mi vida que me demuestran la efectividad de ese cambio y su manifestación en nuestro día a día.

Al reflexionar, lo primero que llega a mi memoria son las tradiciones transmitidas oralmente como parte de la cultura familiar y que como conocimiento empírico, nuestros abuelos los utilizaban para guiar sus quehaceres en aquellos lugares donde la vida dependía de la naturaleza, como es el caso del campesino. Por este camino hemos dejado de oír hablar de “cabañuelas”, “junio para sembrar yuca”, “marzo para el maíz”, “2 de noviembre para el boniato”, “los aguaceros de mayo”, especialmente el del día de la Santa Cruz por ser mi antiguamente siempre mojado cumpleaños; “frijol en enero y septiembre”; y tantos otros que marcaban un exacto calendario natural, asegurador de los ciclos de cosechas y con ello la base de su aseguramiento alimentario y económico.

También sirve de base para mis conclusiones recuerdos no tan infantiles, donde en cualquier arroyo existía un “charco” con profundidad y calidad de agua perfecta para el “retozo” de muchachos, un buen “chapuzón” y hasta extraer alimentos de diferentes variedades de peces y crustáceos. Otros son aquellos que me llevan a concebir que si retornaran las condiciones climáticas normales de 30 años a tras, muchas viviendas y poblados tendrían una situación crítica por estar asentado en lugares en los que la frecuencia de las corrientes de aguas superficiales y manantiales nunca hubieran permitido situar una vivienda u otro tipo de instalación.

Barrio de Los Pino, si retorna el régimen de lluvia anterior a 1985, todas las viviendas de las zonas encerradas en recuadros rojos tendrían que ser sacadas de ahí

Barrio de Los Pino, si retorna el régimen de lluvia anterior a 1985, todas las viviendas de las zonas encerradas en recuadros rojos tendrían que ser sacadas de ahí

Entre los recuerdos que más añoro se encuentra aquellos en que no teníamos ni siquiera ventiladores en las viviendas, sin embargo, por mucho calor que hiciera por el día, al caer la noche la brisa fresca te abrazaba y al dormir siempre tenías que taparte, además de que casi todas las noches sentías la “ventolá de agua” por la lluvia caída en tu lugar o cerca; con un fresco natural similar en la sensación a una habitación con aire acondicionado.

Si en ves de los conocimientos empíricos nos basamos en estadísticas e información científica, vemos entonces cuan significativo ha sido la reducción de los días promedio de lluvia anuales en mi zona, donde estos han disminuido hasta alrededor del 30%, ya que en la década de los 50 del pasado siglo eran 95 días, mientras que a principio de este siglo promediamos 31 días; la temperatura promedio ha aumentado en más de 0,5oC; donde existían ríos hoy por tiempo hay solo arroyos o nada, mientras que la mayoría de los arroyos han desaparecido.

Significativo también resulta la reducción del promedio de frentes fríos que llegan al municipio, ya que representan la fuente principal de lluvia en esta zona costera y tradicionalmente se manifiestan desde noviembre hasta febrero o marzo, donde el promedio (sin consultar estadísticas) siempre superó los 15 anuales; mientras que por ejemplo en la pasada temporada “invernal”, el primer descenso de temperatura ocurrió muy poco significativo hacia mediado de febrero y fue el único.

Loma del Burro - Mezquita de Colón: 12 Km que en 1960 eran potreros deforestados y hoy son bosques bien establecidos, diversificados y recuperando suelos

Loma del Burro – Mezquita de Colón: 12 Km que en 1960 eran potreros deforestados y hoy son bosques bien establecidos, diversificados y recuperando suelos

Contrario a todo esto, la cobertura boscosa ha aumentado significativamente del 9% hacia 1960 a más del 42% en la actualidad; lo que debía haber mejorado el régimen de lluvia y reducido la temperatura, si el fenómeno tuviera una causa local.

Estos elemento (pudieran ser muchos más), dejan claro que algo ocurre en el clima alrededor de mi vida y que se me escapa la posibilidad efectiva de actuar por revertirlo. También demuestran que las afectaciones que ya han ocurrido ponen en riesgo la propia existencia de la vida en mi entorno a largo plazo y que existe un nivel de daño en diferentes factores de la naturaleza local que son irreversibles.

Propongo dejar para otro trabajo el análisis de esos daños y las huellas que trazan en la geografía local como máxima expresión de una realidad objetiva; consecuencia de políticas irresponsables que desdichadamente quienes más responsabilidades tienen en el daño y están en mejores condiciones de actuar por revertirlo, son los que menos reconocen y hacen por frenar el marcado avance del Cambio Climático y sus consecuencias.

Esta entrada fue publicada en Ciencia y Técnica y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Cambio Climático entre nosotros

  1. Ramiro dijo:

    Roger, evidentemente el fenómeno del cambio climático es inevitable si no se hace un último esfuerzo en estos tiempos, para más adelante sería tarde según los especialistas internacionales, la conciencia que es lo más importante para lograr esto y otras muchas cosas más, es lo más difícil de moldear en el ser humano, por que? se los dejo de tarea

  2. keenan wieg dijo:

    I love your blog. I hope you don’t mind, but I am sharing it with some History professors where I work who’s research is in Cuba. I would love to meet you, my friend!
    Until then,
    Cindi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *