EDUCACIÓN DE VIDA

Maribel, amable, comunicativa y paciente, como corresponde a quien lleva más de 30 años en las aulas

Maribel, amable, comunicativa y paciente, como corresponde a quien lleva más de 30 años en las aulas

El maestro es verbo que en presente conjuga el futuro. Es un dictador que reprime a las masas con conocimientos. Su látigo es la tiza. Su doctrina es la instrucción. Nació en un pupitre y creció en las manos de otro maestro.
El plan de clases es su Biblia. El registro docente, su mapa. Guarda por defecto tres lugares comunes: “No me hablen a coro”, “¿En qué idioma hablo yo?” y “La clase no ha terminado”. El maestro es adicto a las manos erguidas que embisten contra sus signos de interrogación.
Prefiere callar antes que ofrecer una respuesta sorda.
Se sabe puente, no montaña. Alguien le ha regalado un día para venerarlo, como si el altar que posee en el aula fuese invisible el resto del año. Cada maestro tiene su librito. En él archiva las experiencias acumuladas y el recuerdo imborrable de esos que mañana le agradecerán el crecimiento espiritual alcanzado.

Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *