A mal tiempo, buena cara

Los viejos hornos de leña, conservados y nunca destruidos, ahora juegan su papel de nuevo. No nos pueden bloquear la leña.

Hola amigos, me complace comprobar por medio de mis seguidores que el blog está visible y haber podido acceder a él. Aprovecharé para brindar algunos elementos de lo que está pasando en mi “Patria Chica” en medio de la coyuntura actual con la carencia de combustible.
Pues nada,como el cubano es “bicho malo”y se rie de sus propias desgracias, ha echado a andar experiencias conocidas por si acaso y “listos pa´ lo que venga”.
Lo más tenso es la situación del transporte porque los movimientos son mínimos. En la base de transporte el diesel se reserva para el transporte de alimentos y la poca gasolina que aparece se reserva para la ruta más crítica (Sta Lucía – Holguín), que como los demás sistemas están tan restringidos, hacen sentir más la carencia.
No ha existido hasta hoy ni un solo apagón y el suministro de alimentos está normal. Los más afectados son los centros de trabajo no fundamentales, que no pueden trabajar en horarios picos, para no afectar la población.
El combustible para servicio fúnebre y hospitales está garantizado y la venta a particulares se mantiene.
A continuación les dejo algunas fotos que ilustran lo que ocurre.

Yuri, con su maestría garantiza la calidad del pan con electricidad, queroseno, diesel, leña o carbón; no importa.

Las viejas paletas de madera como nuevas pa´ la ocasión

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esto es lo que ocurreen el transporte:

Hasta una bodega en la montaña llega por camiones el suministro de alimentos, desde allí se distrubuye por medio de animales a otras bodegas más intrincadas

Subió con mercancías del pueblo al campo y regresa con productos del campo al pueblo

Productos agrícolas llegan por medios rústicos desde las zonas intrincadas para ser trasladados al pueblo

Transporte rústico con tracción animal garantiza la llegada de suministros a las zonas más intrincadas.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *