Una luz en la oscuridad

por Xiomara Rodríguez Tamayo

(xiomara05035@hlg.jovenclub.cu)

¨No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos ¨

Antoine de Saint-Exupéry

Carlitos junto a la instructora Norma Hernández,  en una sección de trabajo para discapacitados visuales

Es innegable, que las personas ante la pérdida de la visión, sufren una descompensación psíquica que tiene diferentes manifestaciones y se hace necesario que estos encuentren a personas sensibles sin convertir la comprensión en lástima porque lo palparían y lejos de ayudar empeoraría su situación.

Carlos Álvarez Garayalde, Carlitos como cariñosamente todos le nombramos, es un joven invidente de Tacajó que padece de retinosis pigmentaria, se acercó al Joven Club en el año 2005, luego de regresar del Centro Nacional de Rehabilitación para Ciegos. Al culminar la secundaria y no tener otras opciones de estudio con el deseo de aprender informática, con mucho amor lo acogimos y tras comprobar que su visión era casi nula, se hacia necesario encontrar un programa que le permitiera apropiarse de los conocimientos.

Norma Hernández Hernández quien laboraba en esos momentos como instructora en el Joven Club de la comunidad, acogió con gran cariño esta tarea a quien le dedicó todo su tiempo, amor y empeño; por lo que enseguida el especialista principal en ese momento, Gabriel Cruz Ávila, se dio a la tarea de buscar e instalar el Jaws, programa que se utiliza con estos fines.

Carlito pudo recibir varios de los cursos que se ofertan en los Joven Club, pero también le ayudamos a que se pudiera comunicar con el Ministerio de Educación en su nivel central para que se le diera la oportunidad de continuar estudios. Hoy hace realidad su sueño y estudia en la Universidad de Holguín, Licenciatura en Lengua Inglesa. Haciendo uso de su correo electrónico de estudiante carlos-alvarez@fh.uho.edu.cu de la universidad, envió a una instructora el siguiente mensaje:

El trabajo con discapacitados de cualquier categoría es una prioridad en los Joven Club en sus 25 años de existencia y cuenta con el personal capacitado para asumir esta noble tarea

Hola amiga, te extrañará que te haya escrito este mensaje, pero aunque no lo haya hecho antes, ni los visite como antes; yo no me he olvidado de ustedes, pero es que el estudio me roba gran parte de mi tiempo y tú sabes como es la vida de un universitario. Ahora te cuento que en las clases me está yendo de lo mejor y me están ayudando bastante los profesores y compañeros de escuela. Además lo que ustedes me enseñaron en los diferentes cursos de computación que recibí en el Joven Club, me está siendo muy útil, pues como los profesores no dominan el Braille, que es la forma en que escribo, entonces todas las tareas que me orientan debo de hacerlas en la PC y enviárselas por correo para que me las revisen.

Dignora, sabes que es imposible para mí olvidar a las personas que como tú se han ganado un lugar en mi corazón, me alegra saber que todos en el Joven Club tienen esa disposición para brindarme ayuda cuando la necesité y sé que siempre ha sido así, pues me lo han demostrado y especialmente tú. De la escuela te cuento que todo va saliendo bien. Ahora la semana pasada terminamos las pruebas ínter semestral, las que aprobé. En este momento terminé de dar un turno de computación, en el que todo el tiempo estuve recordando cuando estaba con ustedes en el Joven Club, pues la clase fue acerca del trabajo en Microsoft Word, algo que para mi es un regalo, gracias a ustedes. Salúdame a los demás por allá y si ves a Norma, salúdala también y dile que aunque ya no nos veamos, ella sigue entre las personas que nunca olvido. Bueno Dile a los demás que les envío saludos y que como te dije antes aunque no los visite, nunca me olvido de ellos..

Recibe un saludo especial de quien te quiere, tu amigo, Carlitos.”

El sistema educacional cubano está diseñado para que la persona pueda desarrollarse según su capacidad y aspiraciones, independientemente de discapacidades u otras limitaciones que son superadas por la voluntad del individuo

En una visita que recientemente realizó al Joven Club expresó su deseo de poder contactar e intercambiar correspondencia con personas en Cuba y el resto del mundo que como él tuvieran esa discapacidad visual.

Se realizó una búsqueda en los sitios web y se le envió la dirección a Carlitos. A lo que el respondió a través del correo el siguiente mensaje.

“Hola amiga, acerca de las direcciones que me enviaste, te diré que me son de gran utilidad, pues es importante para mí conocer acerca de personas discapacitadas de otros lugares., Hoy cuando vine a revisar mi correo, me encontré que me respondieron dos de los mensajes que envié a las direcciones que tú me enviaste y una confirmación de lectura a otro de estos, por lo que ya se están viendo resultados. Además los que me respondieron desde Uruguay me confirmaron que desean establecer amistad por correspondencia e intercambiar experiencias conmigo, algo que me alegra mucho, pues siempre me ha gustado estar como ETECSA, “en línea con el mundo” y conocer como es la vida de otras personas en sus respectivos países. Bueno ya te dejo, si llega algo nuevo te mantendré informada.

P.D: Acabo de recibir un correo de nuestra amiga la directora de la Biblioteca Central para Ciegos de Uruguay y me cuenta acerca de la institución que dirige, así como del quehacer de los discapacitados visuales de Uruguay, te digo nuestra amiga, porque gracias a ti fue que pude contactar con ella. También me escribió desde Uruguay, Javier Carrizo, que trabaja en la biblioteca Braille de Montevideo, Por lo que como te puedes percatar, seguimos adelante. Bueno ya te dejo, Cuídate mucho y recibe un beso de quien nunca te olvidará, tu amigo, Carlitos.”

Para que todo el que lea este artículo pueda:

¨… ver lo esencial, lo más importante, lo que los ojos no ven,  lo que las manos no palpan, lo que solo el corazón sabe.¨

 Exilia Saldaña

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Mi Pueblo. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Una luz en la oscuridad

  1. Carlos Alvares dijo:

    Buenos días profesor.

    Gracias por escribirme y acerca del artículo que aparece en lapatrachica, le comento que me gustó mucho. Eso es parte de los esfuerzos que he tenido que hacer para alcanzar la meta propuesta y que el colectivo del Joven Club de mi comunidad me ha ayudado a llegar al lugar donde me encuentro hoy. Le diré que actualmente me encuentro en la Universidad cursando la carrera Lengua Inglesa, lugar al cual para llegar he tenido que romper muchas barreras en la sociedad, entre ellas la discriminación de algunos a los discapacitados. Le cuento además que me caracterizo por ser perseverante para alcanzar lo que deseo y considero que siempre que se quiere, se puede, además de seguir el principio de que no existe tarea difícil cuando se pone empeño en vencerla. Bueno profesor, espero que continúe escribiéndome y de esta forma intercambiar conocimientos y experiencias. Saludos revolucionarios,Carlos.

  2. Nelsis dijo:

    Me alegra ver artículos como estos en la Web, muy bueno, donde vemos reflejado ese quehacer diario y humano de los joven club de computación y electrónica en Cuba, creo que todos hemos tenido experiencia como esas, sea con Carlitos, Felipito o cualquier otro discapacitado, persona de la tercera edad.

  3. Alicia dijo:

    La revolucion cubana nos ha dado muchas oportunidades, ojala y todos la aprovechemos al maximo,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *