Jesús Cristo celebrando en mis calles

La plaza de las columnas y la lira concentró al pueblo esta ves en celebración cristiana

Mi pueblo es un pueblo especial. En lo general puede ser un pueblo más semirural de Cuba, con sus virtudes y defectos, pero por ser el mío es especial. Tiene como muchos otros, testimonios irrebatibles de las mentiras que las “orquestas mediáticas anticubanas” hablan sobre la sociedad en nuestro país, porque es un pueblo que en medio de sus dificultades de todo tipo que se reflejan cada día en la vida del freyrense, determinadas fundamentalmente por una política asesina del gobierno norteamericano que nos impone un intento de asfixiarnos por hambre y necesidad; y cuanto más arrecia el bloqueo, más pleno es mi pueblo y más razones y motivaciones encuentra para nuevas soluciones a sus problemas y no dejar de fiestar y divertirse en los ratos de ocio, tranquilos, sin más problemas que los mínimos que ocurren en cualquier fiesta pública; y prestos todo el tiempo a ser solidario con quien nos necesite, no importa el sacrificio que para ello sea necesario.

Mi pueblo es un pueblo pleno. Lo repito, es un pueblo pleno. Lo digo porque al margen de lo que algunos piensan u oyen hablar de Cuba, tenemos una calidad de vida que no me deja de asombrar; fuera de todo criterio que quiera asociar la calidad de vida de una población con el nivel de consumo al que tiene acceso y no con la calidad con que satisface sus necesidades básicas materiales y espirituales. Si no lo cree así, lo invito a esta reflexión que se me acaba de ocurrir, mirando los artículos de este blog en unos minutos que tengo disponible, después de unos cuantos días en los que apenas puedo revisarlo, como consecuencia de mis compromisos de trabajo y familiares. ¿Donde está mi curiosidad reflexiva? Mírelo Usted.

Si se fija en dos artículos recientemente publicados (Ya se fueron los bolivianos y Se pegó la Kola Loka), relacionados con la solidaridad que manifestamos desde nuestras casas hacia el mundo y con el disfrute de un espectáculo cultural, encontrará en común la imagen de un sitio que hoy no es el que mas se utiliza para acontecimientos populares como en otros tiempos, aunque son frecuentes las actividades con determinado estilo allí.

Todos unidos para alabar a Cristo y evocar sus bendiciones para este pueblo y su futuro de paz y progreso

Pero en este caso y para hablar del pueblito pleno, ese que no tiene alcantarillado y pocas calles están bien asfaltadas, trataré un tema que juzgan de polémico los que ven a Cuba desde fuera y con ánimo de criticarla, pero que los que lo miramos con objetividad y desde dentro, descubrimos otro concepto más real: La Religión. Porque resulta que en este mismo espacio público, donde bailamos un día con Kola Loka, al otro apreciamos con respeto y admiración la cultura de nuestros hijos adoptivos; pudimos presenciar también una manifestación pública de Fe en Cristo Nuestro Señor.

Este año en materia de religión han ocurrido varios eventos como pueden ocurrir cualquier año: Peregrinación Católica por los 400 años de la aparición de la Virgen de la Caridad del Cobre que resultó en todos los lugares un acontecimiento popular, Inspección de los Maestros Superiores Testigos de Jehová a las comunidades del municipio donde salieron muy bien, Peregrinación a la Misa Católica ofrecida por el Santo Padre en Santiago de Cuba y especialmente esta, realizada también en la histórica Plaza de la Cultura de la cabecera del municipio el pasado 15 de junio, la misma que se ve en los artículos anteriores: Celebración Evangélica patrocinada por la Iglesia Metodista.

En esta Fiesta de Pentecostés participaron las congregaciones del municipio y sumó además una representación con el Obispo de la Iglesia Metodista de Cuba, Ricardo Pereira; Pastores Asistentes, líderes religiosos y cerca de mil feligreses de los demás municipios y otras partes del país. También asistieron miembros de otras congregaciones del Concilio de Iglesias, Testigos de Jehová, Católicos y Espiritistas, como espectadores o invitados; hasta agrupar alrededor de 8 mil personas.

El organizador del evento, Ernesto Hidalgo Cutiño, Reverendo de la Iglesia Metodista en Santa Lucía, me manifestó personalmente su agradecimiento a las autoridades del municipio por el apoyo en la organización y aseguramiento del evento con la transportación, custodia del tránsito y otros recursos necesarios para el éxito alcanzado. El también Supervisor del Circuito de “Rafael Freyre”, quien coordina el trabajo con las autoridades administrativas y los asuntos legales, de las 12 Iglesias Metodistas distribuidas por todo el territorio, narró a este autor de la intención de asistir muchos más feligreses, lo que no fue posible dada la capacidad de la plaza y la áreas aledañas.

Diferentes manifestaciones culturales animaron la celebración

También dio a conocer que fue escogido el lugar a partir de una “revelación” del Reverendo Anfitrión, hecho que se respetó aunque existió la recomendación de las autoridades administrativas del territorio porque se desarrollara en otra plaza de mayor capacidad. Según sus palabras, es la primera ves que se desarrolla un evento de estas características.

En la Fiesta de Pentecostés además de la exposición de la palabra, participó la Orquesta Musical de Holguín, cuerpos de baile, declamadores, representaciones teatrales y hubo predicación.

Hoy, a la imagen con el diseño poco conocido de la lira y las columnas, símbolo de la cultura universal concebido por el freyrense profesor de muchos Leandro Roble y construido hacia principio de julio de 1983 al declararse el municipio Módulo Cultural, se suma un nuevo contenido entre los cientos de eventos de todo tipo que ha sido testigo el lugar: la Fiesta de Pentecostés de la Iglesia Metodista, donde la población de Santa Lucía y sus alrededores, creyentes y no creyentes, se unieron para alabar a Cristo y evocar sus bendiciones para este pueblo y su futuro de paz y progreso. Sin dudas, una muestra de la plenitud espiritual de mi pueblo donde cada persona tiene la libertad de practicar sus creencias y ser respetada por ello.

 

Esta entrada fue publicada en Mi Pueblo, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Jesús Cristo celebrando en mis calles

  1. Ramiro Pupo Gonzalez dijo:

    Muchas gracias, Roger que Dios te bendiga, el domingo pasado como de costumbre fui a la iglesia evangélica a comulgar y a prestar mi modesta contribución tocando las congas pero me pidieron que tocara una de las canciones que he comjpuesto para el Sr, y acepté con un poco de timiedéz pero mis hermanos de fe me apoyaron con aplausos y me dieron la fuerza necesaria para trasmitir mi mensaje, por eso me da mucha alegría saber de esa celebración en nuestra tierra

  2. Oscar Blanco dijo:

    Muy interesante el articulo. Los eventos cristianos y la religion en Cuba estan tomando parte de la sociedad nuestra cada ves mas, esto es algo bueno y muy bonito.
    Saludos Cordiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *