Crónica de un sitio sin sitio

por Aramis Batista Santiesteban Y Nelsis Acosta Acosta

Elegante, frondoso y egocéntrico por derecho otorgado por el pueblo; El Tamarindo perdurará en la memoria de San Germán

Al parque de “Las Américas” de San Germán, Urbano Noris, Holguín es casi imposible imaginársela sin El Tamarindo, considerado el árbol insigne del municipio, sitio de reunión de amigos, vecinos, sitio de encuentro y refugio de enamorados, lugar de reunión de la conocida Peña Deportiva  “El Tamarindo” .
A partir del 25 de octubre los ojos de los transeúntes habituales, les falta algo, se nota la diferencia, el huracán “Sandy” se llevó parte de la historia del municipio al derribar el viejo árbol donde los  nativos o forasteros de este terruño de azucareros iban a resguardarse bajo su sombra, los fuertes vientos no tuvieron compasión de su historia, simplemente lo arrancaron de raíz como tantos otros, pero ninguno dolió tanto como este.

Sumiso e impotente ante la furia de los vientos, el centenario Tamarindo yace en el suelo con un frondoso verdor, cual “canto de cisne”

Cuántas historias durante  casi cien años guarecieron bajo su sombra cuántos encuentros y desencuentros de los habitantes de este pueblo de azúcar y sal, se nos fue el Tamarindo, al que quisimos tanto como a un familiar cercano,  nos lo arrancaron, como se arranca a un ser muy querido.

Por allí desfiló casi todo el pueblo, como cuando despedimos a alguien que queremos mucho, a dar el último adiós a ese que ya era parte de nuestras vidas, quizás nos dejó para comenzar a vivir otra vida. Esa que solo cabe en la imaginación y el recuerdo de los hombres.

Siempre le recordaremos, por su bondadosa sombra, por su belleza y los frutos que degustamos al paso por el Parque. Quizás pronto otro árbol ocupará su lugar, pero ninguno como él conmoverá la sensibilidad del pueblo hasta hacer saltar las  lágrimas. Como las de aquella señora que al otro día del huracán clamaba por su salvación.

Esta entrada fue publicada en Mi Pueblo. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Crónica de un sitio sin sitio

  1. René Navarro Fernández (Metodólogo de cultura en Urbano Noris) dijo:

    El tamarindo fue testigo de diversos acontecimientos nacionales e internacionales que ocurrieron en el pueblo, tertulias como campeonatos mundiales de beisbol, discusiones literarias, donde estaban presentes personalidades como Martín Serrano, Luperón, entre otros. En las navidades se adornaba con bombillos y luces que aparentaba un árbol de navidad gigantesto, testigo de selección de la estrella del carnaval sargemanense, con el acompañamiento de orquestas importantes, como la orquesta Inspiración.
    Pero lo más trascendental de El Tamarindo es que siempre fue como un centinela y testigo mudo de las diferentes ideas, criterios, opiniones, sanas y malsanas, o se LA VIDA MISMA DE NUESTRO PUEBLO.

  2. Jorge Julio Rodríguez romero dijo:

    Es cierto el nombrado Tamarindo del parque “Las Americas” de nuestro municipio representó mucho para todos los habitantes de este ya que representaba una de las reliquias de tantos años donde muchos nos favorecíamos con su sombra y los ratos agradables que pasábamos bajo su lecho, lo recordaremos por siempre con mucho amor.

  3. Nelsis dijo:

    De VERAS nos dolió a todos ver el flamante y orgulloso Tamarindo en el piso,,, y más ver a los pocos días como lo desgajaban, se lo llevaban, fue algo así como cuando sacan al muerto de la funeraria para el cementerio en pueblo chiquito. A muchos nos dejó sin techo, sin árboles en el patio, a otros sin nada, pero creo que al final la muerte del Tamarindo simplemente dolió más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *