A la venta. Con vista aérea abierta excepcionalmente

Los vientos. El Cambio Climático entre nosotros (II).

A la venta. Con vista aérea abierta excepcionalmente.

A la venta. Con vista aérea abierta excepcionalmente.

En mi anterior trabajo sobre cambio climático prometí volver sobre los impactos del tema, concibiendo inicialmente que tres trabajos serían suficiente, pero al revisar mi pequeño archivo de imágenes, me percato de que es imposible, por mucha capacidad de síntesis que tengamos. Es por ello que al menos trataré tres aspectos del impacto: los vientos, las aguas y las plagas.

La prioridad al tema de los vientos la doy por el título del trabajo, verán que no es mío, es de algún turista de habla inglesa que le quedó humor tras el paso del huracán “Ike” en el Hotel “Playa Pesquero” para promover en un improvisado cartel escrito con hierbas y barro, la falta de cubierta creada en el segundo nivel de su habitación.

También el recuerdo del cual no tengo testimonio gráfico, del vuelco de tres vagones de ferrocarril en el 2001 cargados con no menos de 20TM de caña de azucar cada uno, tras un repentino y corto tornado formado entre las pequeñas colinas que se encuentran dentro de mi pueblo.

Tampoco quiero insistir sobre las viviendas, evitando incidir sobre un tema tan íntimo y sensible además de gastado, sino hacerlo alrededor de otros temas que dejan claro en el lector la triste incidencia ocurrida entre las viviendas. Por ello quiero escribir poco y solo comentar las imágenes que les propongo; ellas “hablan solas”.

En el primer trabajo mencioné la preocupación de mi amiga chilena por lo majestuoso de los árboles, esta composición gráfica muestra un centenario álamo que fue capaz de soportar los vientos de varios siglos; la “archidura” casuarina que quedó sin corteza ante la velocidad de los vientos y un “indomable” júcaro negro que al no doblegarse a ser arrancado, fue retorcido hasta quebrar su tronco.

2vientosArbolesPropongo seguir cerca de la casuarina e invitarlo al patio del antiguo central azucarero. Veamos primeramente la vieja chimenea construida en 1964 de hormigón armado fundido insito con moldes deslizantes. Aceptemos que el hormigón estaba malo, pero pude fotografiar fragmentos de más de 80cm de largo y 12 cm de espesor, sin poder precisar el ancho por la cantidad de fragmentos que creó, que voló 135 m y al impactar el suelo en un terreno compacto profundizó 35 cm. Curioso resulta que en las inmediaciones de la torre no quedó ningún fragmento de hormigón, todos se ubicaron a más de 45 m de la base. Esas torres, de mucho menor calidad, existen desde 1827 en la localidad, en todos esos años, solo una de ladrillos fue destruida por una descarga eléctrica en la década de 1930.

3VientosChimeneaLa próxima muestra la propongo ver en las vigas del taller de ferrocarril. Vigas tipo I de 35cm x 20cm con 2cm de espesor en su eje central. Estas, tras la fuerza de los vientos y al no ceder su base, fueron dobladas simultáneamente todas hasta un desplazamiento de 1,5m entre la base y su parte más alta.

4VientosVigaUna de las infraestructuras más golpeada por los fuetes vientos son las redes telefónicas y eléctricas. Es por ello que se han estado modernizando por años para insertar postes que resistan vientos sostenidos de 175 K/h o más. Sin embargo, sus aceros reforzados, estructura mecánicamente resistente y aerodinámica de nada han servido.

IPor otro lado, aquellos que han soportado la “furia de Eolo”, han sido promovidos en sus bases hasta ángulos considerables. Ese es el caso de los del frente a mi casa.

6vientosPostesMovidosAl hablar del tema, todos pretendemos o acudimos al supuesto de que la solución a estos crecientes y recurrentes fenómenos está en las cubiertas de hormigón armado fundidas insito, o techo de placa como se conoce en Cuba. Sin embargo, veamos lo ocurrido en el techo de esta vivienda al volar por los aires una biga desprendida del techo de otra casa. La vista tomada desde encima y por dentro, deja clara la idea de cuanta velocidad fue capaz de adquirir ese tramo de metal antes de impactar con la fuerte “placa”. Más impactante resulta si asociamos solo con “Einstein” (E=MV2) la explicación al hecho de que la barra fabricada de hierro laminado de 1mm (purling) fue capaz de atravesar el hormigón y seccionar una barra de acero, sin deformar la punta.

7VientosHormigónSin embargo, veamos estos dos ejemplos finales, ocurrido sobre elementos que supuestamente están construidos ya para soportar estos eventos a partir de la experiencia conocida hasta ese momento. Primero veamos la “moderna” torre auto soportada construida por ETECSA y que en teoría debía soportar al menos hasta vientos sostenidos cercanos a los 200Km/h; algo nunca visto por amplio margen en la zona. Esta no solo se desplomó, sino que lo hizo hacia una de las direcciones que más debía resistir, pues se fue sobre uno de sus pilares, cual alta figura de plastilina en la mesa de un estudiante.

8VientosTorrePor último retornamos al inicial moderno hotel “Playa Pesquero” para ver otro insólito. El proyectil que impactó fue capaz de atravesar la pared artística exterior (plástico reforzado), el muro principal (bloques de hormigón de 15 cm de espesor) y la pared artística interior. Al entrar en la habitación, un fragmento de rama seca de Uva Caleta (Caccoloba uvifera); que debió haber volado de no menos de 50m de distancia.

9VientosHueco

Nada, que el cambio en materia de vientos es cada día más notable sin dudas, lo que impone que hay que seguirse preparando para eventos cada vez más severos.

Esta entrada ha sido publicada en Ciencia y Técnica y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *