Holguín desde la distancia

por Aliet Arzola Lima; publicado originalmente en http://www.granma.cubaweb.cu/2013/11/13/deportes/artic01.html

LOS HOLGUINEROS HAN ARRANCADO BIEN Y SU AFICIÓN TIENE LA MAYOR ASISTENCIA PROMEDIO DE TODO EL PAIS

Desde la Loma de la Cruz se puede ver a una ciudad extremadamente bella, con un halo misterioso y cierto aire reservado, un entramado perfecto de calles y avenidas que dan la impresión de conducir a un mismo lugar, a un mismo escenario donde todos confluyen.

A 261 metros sobre el nivel del mar y, tras vencer 458 escalones, uno llega a creerse amo y señor del paisaje holguinero, incluso, llega a pensar que desde allí es capaz de controlar o al menos visualizar los pasos de cada transeúnte, el trayecto de cada vehículo, de cada coche.

Mi estancia por esos lares ha sido breve y nunca en plena efervescencia beisbolera, como la que se vivió en la memorable temporada del 2002, cuando el elenco de Héctor Hernández alzó al cielo holguinero el trofeo de campeones nacionales por primera y única vez en la historia de la provincia.

Estadium “Calixto García”, guarida de los cachorros holguineros

Sin embargo, estoy muy seguro que desde las alturas de la Loma de la Cruz se puede divisar a toda una ciudad movilizándose rumbo al parque Calixto García, ya sean infantes, veteranos, acérrimos seguidores del deporte de las bolas y los strikes o multitud de mujeres sin tantos conocimientos beisboleros.

Porque, según cuentan, la afición de la ciudad de los parques es una de las más fieles en materia de pelota, justo como lo muestra la asistencia media —12 mil espectadores— a su estadio en los seis desafíos iniciales, luego de tres campañas con balance negativo (116 triunfos y 156 fracasos), incluida una nefasta temporada en el 2011, cuando tocaron fondo con 60 derrotas.

Solo que esta vez el equipo no ha decepcionado al respetable y firma el mejor arranque que se recuerda en mucho tiempo, no solo por la cantidad de éxitos (5), sino porque ha mostrado un carácter en extremo resolutivo, dejando al campo en tres ocasiones a sus adversarios, en partidos definidos por margen de una carrera. Unidad, concentración y combatividad son las armas que puedo apreciar desde la enorme distancia —743 kilómetros—, amparado en alguna transmisión radial y los reportes de prensa.

De cualquier forma, la imposibilidad de verlos en vivo no es obstáculo para reconocer las virtudes de un conjunto de cierta experiencia, con jugadores insignia que han asumido la responsabilidad de echarse el equipo al hombro, siempre con un rendimiento superlativo que los ha catapultado a planos estelares.

Son los casos de Yunior Paumier y Yordan Manduley, dueños indiscutibles de la antesala y el campo corto, respectivamente, y portentos ofensivos secundados por el slugger Leris Aguilera, y los expeditivos Maikel Cáceres, Yoannis Quintana y Yeison Pacheco, todos con al menos seis campañas sobre la grama.

A esto, es preciso añadir una defensa por encima de la media y el trabajo de un grupo de lanzadores jóvenes, también con carretera, que en el inicio de la presente lid han dado un salto de calidad, visible en los guarismos del incómodo zurdo Luis Ángel Gómez, el supersónico Yaisel Sierra y el laborioso relevista Daikel Labrada, sin obviar al as Pablo Millán Fernández, quien parece haber recobrado las cualidades que lo colocaron a las puertas de la nómina cubana al Tercer Clásico Mundial.

Estas son las puntas de lanza de los Sabuesos, que no me atrevo a vaticinar si continuarán ganando y lograrán incluirse entre los ocho clasificados a la segunda fase, pues, a fin de cuentas, el nivel de la pelota cubana es muy parejo como para dar favoritos. No obstante, algo es seguro, ellos lucharán por no quedar en nada, y yo, ojalá, pueda verlos en vivo y no desde la distancia.

PD: Para ver como marcha Holguín, siga estos links:

http://www.beisbolcubano.cu/statistic/teamStatus.asp?t=12

http://www.beisbolcubano.cu/home/default.asp

 

Esta entrada ha sido publicada en Mi Pueblo y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *