Santa Cruz de Guabajaney. Mundo Precolombino

Ya en artículos anteriores bajo el título “Santa Cruz de Guabajaney, topónimo y pueblo olvidado” publiqué elementos que apuntan al origen de mi querido pueblo, pero que dada la cantidad de información disponible y el cuestionamiento a la investigación de pseudohistoriadores, propongo en esta serie de artículos otros elementos relacionados con el pueblo y solo trato algunos elementos de sus inmediaciones cuando es imprescindible, porque sería interminable o un amplio tratado el escribir con otro estilo. Es así que propongo a debate esta serie de artículos divididos según la época que se analiza, hasta la extinción del uso práctico del topónimo de Guabajaney.

Posicionamiento de la aldea “Guabajaney” sobre una vista satelital actual: 1 Punta del Gato, sitio de la aldea descrita y visitada por Cristóbal Colón; 2 punto hasta el que era navegable el río Bariay para 1492 y tras el cual pudieron desaparecer los aborígenes en canoa, además coincide con una vereda precolombina; 3 ubicación del núcleo principal de la aldea Guabajaney.

Origen del nombre:
El topónimo Guabajaney es uno de los tantos topónimos autóctonos de origen en el vocablo taino que continúa sin una traducción, etimológicamente formado por la palabra taína “guabaje” (Guayaba, comida sagrada para los espíritus) y la doble desinencia “aney” (agua, muchos o varios); aunque este autor a donde más lo acerca es a “guayaba en el agua” ó “guayaba de agua”.
El nombre proviene del río Guabajaney que desemboca en la bahía de Bariay y las dos aldeas taínas que existían en el lugar, y del credo cristiano, refiriéndose al día 3 de mayo, conmemoración de la Santa Cruz, celebrándose normalmente entre el 30 de abril y el 3 de mayo.

EL GUABAJANEY PRECOLOMBINO.
A la llegada de Cristóbal Colón a las aguas de Bariay, describe claramente las poblaciones existentes en el lugar y las condiciones de viviendas. También describe los que se intrincaron por el río huyendo al embarcar los europeos e internándose en el fondo del río, lo que apunta que eran habitantes de la cercana aldea de Guabajaney, único sitio permanente identificado en las inmediaciones: “(…) llegó a dos casas que creyó ser de pescadores y que con temor se huyeron (…) Cuando iba a tierra con los navíos salieron dos almadías o canoas, y como vieron que los marineros entraban en la barca y remaban para ir a ver el fondo del río para saber dónde habían de surgir, huyeron las canoas. (…)”; siendo esta quizás la primer descripción de un poblador de Guabajaney visto por un europeo.
Anterior a este día, Guabajaney es un asentamiento aborigen de Taínos Clásicos, que a pesar de lo poco estudiado, dado el grado de deterioro de sus sitios arqueológicos por el efecto del hombre, sus elementos datan la existencia aquí por unos 3500 años.
Se practicaba la agro-alfarería con un refinado trabajo de la cerámica. Su nombre es topónimo igualmente del río que formó la llanura fluvial de sus inmediaciones y que desemboca en la bahía de Bariay.
La aldea que existía en el lugar contaba con dos núcleos principales, el primero y más grande situado hacia la encrucijada del paraje de Guabajaney, sitio fundacional del asentamiento europeo 50 metros al oeste de las actuales intersecciones de las calles 6 y 9. El segundo asentamiento y más pequeño, hacia la posición que ocupó posteriormente el refriadero del central y las instalaciones de la Zona hoy conocida como Los Mangos.
Estas instalaciones pudieron albergar de forma permanente unos 400 individuos, además de los abundantes sitios de tránsito en las inmediaciones que apuntan a una abundante actividad aborigen en la región. Esta es la razón por la que algunos autores hablan del cacicazgo de Guabajaney.
Para entender el paisaje del Guabajaney precolombino, al margen de la histórica frase de “la tierra más hermosa” recogida por Las Casas, la mejor descripción la refiere el propio Colón en carta a Fernando e Isabel: “Descubrí un río en el que podía entrar con facilidad una galera, y su belleza era de manera que me indujo a que le sondease, y le encontré de ocho a cinco brazas de agua.
Habiendo navegado considerable extensión hacia sus orígenes, todo me convidaba a establecerme en paraje tan delicioso. La belleza del río, la claridad de sus aguas, que dejaban traslucir las arenas del fondo, la multitud de palomas y demás árboles de todo género, muchos de los cuales estaban cubiertos de flores, la variedad de pájaros, y verde hermoso de los llanos; todo es belleza tan maravillosa, que este terreno excede a los demás, así como el día excede a la noche en hermosura y esplendor. Yo a menudo me decía: es imposible dar a sus Majestades la descripción de este país; me siento tan penetrado de vista tan prodigiosa, que ignoro como describirla,”

Esta entrada ha sido publicada en Sin categoría y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Santa Cruz de Guabajaney. Mundo Precolombino

  1. Yaisel lorenzo dijo:

    Excelente trabajo Roger. Ojalá puedas ir dejando bibliografía de nuestros orígenes y se rescate para los venideros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *